¿De qué va A muxa honra?

De... lo que se me ocurre, que como veis es muy variado: cine, alguna noticia de actualidad, psicología de corte humanista, diseño, educación y, cómo no, reflexiones y PREGUNTAS.

En principio iba dirigido a adolescentes, pero no puedo competir con facebook y menos con twitter.

Siéntete libre de opinar... desde el respeto.

martes, 4 de octubre de 2011

Interculturalidad

Interculturalidad. Multiculturalidad.

Parece lo mismo, pero no lo es. Y curiosamente, esta semana me ha llevado a reflexionar sobre el tema.
Me he encontrado hablando con un argentino sobrela inseguridad ciudadana que se vive en las ciudades grandes de su País. De cómo él se relaja cuando llega a esta isla, en que se siente más seguro que en casa. Dice que le costó cinco años desprenderse del miedo, de la desconfianza.

A la vez, hablábamos de cómo para salir de una crisis no basta con el dinero. Una parte la causa la pobreza material, otra no: cuando no hay bases sólidas en la familia es fácil acabar robando para vivir, matando para robar. Y una vez pasado ese límite... se abre la deshumanización. Eso no lo arregla el dinero.


¡Qué curioso ver cómo  puede enriquecer el punto de vista de alguien que se educó tan lejos!
Pero también está el otro extremo: a veces, problema con el asado que la vecina decide cocinar al lado de mi cuarto de estar (en su casa, claro!) o con el volumen de la música del vecino de abajo, que para acabar de arreglar las cosas no es "de aquí".

¿Cómo se puede combinar el intercambio cultural con la convivencia sin roces cuando hay tantas diferencias en algo tan arbitrario como los usos y costumbres?
Creo que aprender a descubrir lo esencial en las otras culturas empieza por redescubrir la propia. Por eso pongo aquí este vídeo de Alexandre Rybak. Él no es suomi de nacimiento, sino Bielorruso, pero une muy bien lo folk con lo actual, con su realidad cotidiana. Seguramente la música sea una buena solución para llegar a la interculturalidad: elegir lo mejor de cada cultura. 

viernes, 29 de abril de 2011

Encontrarás dragones (parte II)

¡Qué difícil hablar de una película así en un país como el nuestro!

Hoy en día los chavales con los que trabajo se posicionan más con lo que pasó en la Guerra Civil que en mi época estudiantil. Y eso que la teníamos más cercana.

Pero, teniendo en cuenta cómo están las cosas, es ciertamente difícil ser neutral en un tema tan candente.

Inicialmente me pareció muy equidistante, pero analizando en detalle se llevan muchos palos los franquistas. Me parece interesante que se separe, al menos en parte, religión y política. ¡Qué difícil resulta casi siempre!

Al margen de esto, según la vi el tema de fondo es la guerra. Me explico: una guerra exterior, que tampoco lo es del todo porque se da entre hermanos, frente a varias guerras interiores, que son las que tienen los personajes.

Esta guerra, en el personaje de San Josemaría prácticamente no se ve. Es más clara en Manolo, que sufre una evolución interior interesantísima.

Se supone que el tema de fondo es el perdón. Es cierto que aparece varias veces, pero no sé yo si está bien tratado, de hecho me parece excesivamente evidente, de modo que no lleva a reflexionar.

Creo que es muy interesante hablar con diferentes personas que la han visto: ahí está el poder de la película, en hacer aflorar recuerdos, historias familiares, confrontarlas con los personajes, y posicionarnos desde ahí. No es fácil ver el elefante entero cuando se ha vivido dentro de una pata del mismo, o lo ha hecho gente cercana, y creo que este es el gran drama de las guerras civiles: es complicadísimo no perder la perspectiva de conjunto.

Ojalá en esta España (una de las dos Españas, ha de helarte el corazón) seamos capaces de aprender a perdonar... y a tener visión de conjunto.

domingo, 27 de marzo de 2011

Encontrarás dragones

Todavía no la he visto, en parte me atrae y en parte me da un poco de miedo, porque la espero con ilusión, y temo que pueda decepcionarme.

Me ha gustado mucho la crítica a la película que hace elentir en su blog, Contando estrellas. Siempre comedido en sus apreciaciones, os recomiendo visitarlo.


Aquí pongo simplemente el vídeo con el trailer oficial. Cuando la vea, añadiré más cosas.



Inserto también este otro vídeo, de la sexta. Personalmente, me encanta esto de que se pueda "ser humano antes de ser santo", aunque la expresión no sea muy... correcta. Pero sí es esperanzadora, y eso es importante.

miércoles, 23 de febrero de 2011

Adopción en España y aborto

Supongo que este tema tiene varias lecturas, pero no dejo de darle vueltas.

Por mi trabajo, estoy constantemente en contacto con familias que han ido a otros países a adoptar. Es increíble la cantidad de dificultades que han tenido que pasar, y también el negocio que al final supone el tema. Increíble y trágico, dada la temática de la que estamos hablando.


Esto se da a la vez que el aborto es cada vez más practicado. Hablaba ayer con una madre "adoptiva" que a su vez conoce también gestantes ante la disyuntiva de abortar o no hacerlo.

Me comentaba que hace años, se acordaba entre matrimonios sin hijos y, normalmente madres solteras, la adopción en privado. Imagino que esto podía suponer problemas variados, y que por eso es mejor regularlo.

Pero ¿por qué es tan difícil adoptar niños nacidos en España? ¿Realmente tiene sentido poner tantas trabas para que un niño pueda tener una familia estable?

Y ¿por qué no se informa a las chicas que van a una clínica abortiva de los efectos secundarios, físicos pero sobre todo psicológicos del aborto? Es un auténtico drama el que pasan estas chicas, que además no tienen con quién comentar lo que les sucede porque se les dice "no es para tanto", "te quedarías alucinada de saber cuántas mujeres pasan por un aborto"....  Y estas frases ¿son un consuelo para alguien que de pronto se siente extremadamente culpable, o más bien una muestra más de la soledad en que vivimos en nuestra cultura?

Espero comentarios....

jueves, 27 de enero de 2011

Educación

Hace un tiempo me aconsejaron escribir sobre educación en este blog. No lo hice, y me arrepiento de ello. Mis motivos tenía, sin embargo.

Bien, dicen que nunca es tarde si la dicha es buena, así que empezaré. Y lo haré con un tema que tengo reciente: la impaciencia del educador.

He estado hablando hoy con una madre. Me decía que ya no podía más con su hija, porque ha suspendido.

Sin embargo, mirando atrás, hace unos meses esta chiquita estaba más que enganchada a la marihuana -en todas sus versiones-, empezaba a juguetear con la coca, y el sexo gratuito al azar era su compañero de viaje.

Todo esto ahora está quedando atrás. Sin embargo, parece que ahora el tema del estudio es la urgencia del momento.

En realidad, la misma impaciencia de la chica -lo quiero ahora- es la de los padres, con signo distinto, por supuesto. Al fin y al cabo, siempre los  hijos reflejan de una manera u otra a los padres.

Y la impaciencia es muy peligrosa en educación. ¿Por qué? Porque los resultados son siempre lentos. En realidad, la educación y el cultivo tienen muchas semejanzas. Hay que saber esperar. Hay que estar pendiente de lo que pide cada momento: ni demasiada agua ni dejar morir de sed. Igual de peligrosos son los dos extremos. Pero cada especie tiene sus necesidades concretas: no podemos regar igual a un cactus que a una hiedra.
Hay que estar pendientes de que haya una coherencia, y es preferible no mover continuamente una maceta de lugar. Pero en cambio, tenemos que saber cuándo el sol que le da es excesivo.

Igual que la paciencia es la madre de la ciencia, también lo es de la educación. Si nosotros no sabemos esperar a que vayan superando etapas... ¿cómo vamos a convencerles de que tienen que esperar a que sea el momento de salir hasta más tarde, o de ver lo frutos del estudio de varios años?
Se ha producido un error en este gadget.