¿De qué va A muxa honra?

De... lo que se me ocurre, que como veis es muy variado: cine, alguna noticia de actualidad, psicología de corte humanista, diseño, educación y, cómo no, reflexiones y PREGUNTAS.

En principio iba dirigido a adolescentes, pero no puedo competir con facebook y menos con twitter.

Siéntete libre de opinar... desde el respeto.

viernes, 2 de mayo de 2008

¿Simple casualidad?

Anteayer hicieron Hospital Central.

En una de las escenas, un médico nuevo se metía con un sacerdote que se había casado con una mujer. A esto, otro médico (su adjunto) le decía que "en el hospital, has de dejar de lado tus creencias, te han contratado para que seas médico". A continuación, sin que viniera muy a cuento, la cámara enfocaba un cartel colgado del techo que decía: Control.


Más adelante una enferma toxicómana se planteaba seguir con un embarazo, y varios médicos intentaban convencerla de que abortara. Ahí no parecía que dejaran a un lado sus creencias o ideas sobre la vida-muerte.


¿Creéis que hay alguna intención detrás, o es simple casualidad?

y....

¿se pueden dejar las creencias detrás de la puerta del trabajo?

Imagino que os dais cuenta de que espero comentarios.

5 comentarios:

  1. Supongo que hay creencias y creencias. Unas son más razonables y razonadas que otras, ¿no?
    Entonces, depende. ¿Es un poco engañoso el trasfondo?

    ResponderEliminar
  2. Si una creencia t hace negar asistencia médica a alguien, entonces hay que aparcarla.
    Si una creencia te hace creer en la vida y trabajar mejor como médico... ¡entonces habrá que tenerla muy en cuenta!

    ResponderEliminar
  3. Qué interesante el debate que plateas. Creo que dejar las creencias aparcadas con el coche cuando llegamos a trabajar no es posible, puesto que nosotros somos nuestras creencias, nuestras opiniones o juicios, de hacerlo nos convetiríamos en automatas, en máquinas desalmadas (mas no por maldad sino por falta de esencia) que ni sienten ni padecen.

    Ahora lo que esta serie quería reflejar era que uno debe de ser frío en su trabajo, y ser practico. Dejarse de sensibilerias e ir a por lo que en ese momento importa, pese más o pese menos. Tratar de mirar en futuro, que es lo que más valdrá la pena. Pero aquí siempre hay un límite y una condición. El primero es hasta donde estamos dispuestos a llegar por alcanzar un fin, y el segundo siempre sabiendo que lo que creemos que es lo mejor no ha de serlo obligatoriamente, pero como ser absolutamente objetivo no es posible, siempre tenemos que saber que vemos el mundo y medimos los límites con nuestro propio barometro.

    En cuanto a lo de si el programa lo ha hecho aposta, lo de "control". Imagino que sí, querrían trasgredir en algo, y no me extraña, los pobres guionistas deben de estar deseándolo a cada momento.

    Un saludo. Me gustó mucho tu blog, espero recordar el camino de vuelta. Aunque yo creo que sí ;)

    ResponderEliminar
  4. lucia, he vuelto a leer tu comentario, y es realmente interesante.
    Es cierto que hay que conseguir una cierta frialdad en el trabajo que te permita ser más objetivo.
    Las emociones a veces nos engañan y traicionan.
    Pero las creencias.... sigo pensando que hay creencias y creencias.
    El tema de fondo es de deontología, ¿no?
    Espero tu respuesta, si recuerdas el camino de vuelta.

    ResponderEliminar
  5. está clarisimo que hay intencionalidad,de manera que se ridiculice la ética basada en la vida cristiana.

    ResponderEliminar

¡Comenta!

Se ha producido un error en este gadget.